BANNER-PAGINA-MESOTERAPIA-FACIAL-CLINICA-KIDERM

Comienza hoy tu tratamiento

BTL EMSELLA

LA TECNOLOGÍA HIFEM* PRODUCE UNA ESTIMULACIÓN PROFUNDA DE LOS
MÚSCULOS DEL SUELO PÉLVICO Y RESTAURA EL CONTROL NEUROMUSCULAR

La clave de su eficacia se basa en la energía electromagnética focalizada, en una penetración profunda y en la
estimulación de toda la zona del suelo pélvico.
• Una sola sesión de HIFEM produce miles de contracciones musculares supramáximas en el suelo pélvico, que
tienen una importancia fundamental en la reeducación muscular de las pacientes incontinentes.
• Debido a la debilidad de los músculos del suelo pélvico, las pacientes incontinentes no pueden realizar programas
de ejercicio de una frecuencia de repetición elevada.

Incontinencia Urinaria y Tratamiento

La función de los músculos del suelo pélvico

Los músculos del suelo pélvico (MSP) constituyen el grupo
de músculos que soportan los órganos del suelo pélvico
y controlan la continencia. Por causa del envejecimiento
normal del organismo, los partos y la menopausia, los
MSP se debilitan y no proporcionan apoyo suficiente
a los órganos del suelo pélvico. Estos trastornos están
directamente relacionados con la incontinencia.

La incontinencia

La incontinencia se define como la pérdida involuntaria
de orina. La Sociedad Internacional de Continencia define
3 tipos principales de incontinencia según la etiología.
La incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE) consiste en
la pérdida de orina cuando se producen episodios que
aumentan la presión intraabdominal (p. ej., toser, estornudar,
reír, levantar objetos, etc.). La IUE tiene su origen en la
pérdida de soporte de la uretra y el debilitamiento de los
MSP como consecuencia de los daños en las estructura
de soporte pélvico. Además, la IUE está estrechamente
relacionada con los partos vaginales y la menopausia. El
segundo tipo está asociado a un intenso deseo de orinar
y a contracciones patológicas de la vejiga; se trata de la
denominada incontinencia de urgencia. La incontinencia de
urgencia es una disfunción neuromuscular y normalmente
constituye un síntoma de un problema subyacente (p. ej.,
diabetes mellitus). El tercer tipo es la incontinencia urinaria
combinada y consiste en una combinación de síntomas tanto
de IUE como de incontinencia de urgencia. En los 3 tipos,
las pacientes no pueden contraer los MSP correctamente
debido a la debilidad muscular, como en el caso de la IUE,
o por causa de una hiperactividad patológica de la vejiga,
como en el caso de la IU de urgencia.

Tecnología HIFEM

La tecnología HIFEM provoca contracciones intensas de los
MSP mediante el tratamiento del tejido neuromuscular y la
inducción de corrientes eléctricas. Las corrientes eléctricas
despolarizan las neuronas, lo que da lugar a contracciones
concéntricas y eleva todos los MSP. La clave de su eficacia
se basa en la energía electromagnética focalizada, en una
penetración profunda y en la estimulación de toda la zona
del suelo pélvico. Esto modifica directamente la estructura
muscular, lo que permite un crecimiento más eficiente
de las miofibrillas (hipertrofia de fibras musculares) y la
creación de nuevas hebras de proteínas y fibras musculares
(hiperplasia de fibras musculares). La tecnología HIFEM
produce una estimulación profunda de los MSP y restaura
el control neuromuscular.

Contracciones supramáximas de los músculos del suelo pélvico

La contracción voluntaria máxima (CVM) es la mayor
cantidad de tensión que podría desarrollar y mantener
el músculo desde el punto de vista fisiológico, aunque

normalmente solo durante una fracción de segundo. Las
contracciones con una tensión superior a la CVM se definen
como supramáximas. La tecnología HIFEM puede crear
contracciones supramáximas de los MSP y mantenerlas
durante un par de segundos (véase la figura 1). Estas
contracciones son independientes de la función cerebral
y abordan directamente los nervios periféricos de la región
del suelo pélvico. Este fenómeno provoca contracciones
supramáximas que normalmente no es posible lograr con
la actividad voluntaria muscular (p. ej., ejercicios de Kegel).
La clave de la eficacia de la tecnología HIFEM radica
en el aumento gradual de la intensidad de los campos
electromagnéticos enfocados y la frecuencia de los pulsos,

miles de contracciones supramáximas de los MSP. Este
método tiene una importancia fundamental para la
reeducación de los MSP, dado que las pacientes no pueden
realizar este programa de ejercicio de alta velocidad
de repetición debido a la debilidad de los MSP. Este efecto
no puede lograrse con el ejercicio normal (p. ej., Kegel).

BANNER-PAGINA-MESOTERAPIA-FACIAL-BENEFICIOS

¿Aún no tienes claro el tratamiento que deseas?…

Abrir chat
Hola
¿Puedo ayudarte?
Powered by